• Inicio
  • Edición Nº 4
  • Rescate de la papa nativa y otros cultivos andinos
  • Rescate de la papa nativa y otros cultivos andinos

    Bernabé Torres

    Venezuela Venezuela

    Campesino del páramo de Gavidia en el estado Mérida, rescatador de semillas nativas de papa y otros tubérculos, escultor de madera y constructor con piedra, es uno de los campesinos que liderizan el rescate de cultivos andinos en Venezuela. Participó en el Congreso Mundial de Páramos realizado en Ecuador y colabora con diferentes proyectos comunitarios ambientalistas en el páramo venezolano.


    Mi nombre es Bernabé y vengo del estado Mérida, de un sitio llamado Gavidia, que queda a cuatro kilómetros de la población de Mucuchíes. Gavidia es un pueblito que está dentro de un parque nacional, en un valle muy bonito y turístico, entre dos vertientes: del lado derecho Micarache, y por el lado izquierdo Las Viñuelas, donde crece una planta en el páramo que sirve de alimento al oso frontino.

    El proyecto en el que estamos trabajando es el cultivo de la papa nativa. En mi pueblo, Gavidia, yo trabajo la tierra, además de materiales como la piedra y la madera. En el campo de la agricultura, tuve la oportunidad de conocer a algunos profesores de la universidad con los que pudimos activar proyectos en redes de trabajo con las semillas nativas de papa. Por ejemplo la semilla algodona negra, que conozco desde siempre, porque cuando yo era niño no había carreteras en la población de Gavidia, así que no habían llegado las papas Sebago, que son las mejoradas; solamente existían las papas nativas de la zona. Luego, cuando llegaron a la población de Mucuchíes los isleños y nos enseñaron a sembrar de una manera distinta, a aplicar insecticidas y venenos nocivos para nuestra madre tierra, disminuyó el cultivo de las papas nativas. Al introducir todos estos elementos externos, empezaron a llegar las principales plagas que infectaban a los tubérculos, y con esto muchas enfermedades que afectaron a la gente de la zona.

    Con este proyecto intentamos rescatar la papa nativa, que ya no es igual, pero yo le hago sus truquitos, le pongo mis secretos y la coloco en su sitio sagrado: entonces las papas salen buenas. La nativa ha cambiado mucho, antes era muy arenosa por dentro: como dicen los llaneros, se dejaba ir solita.

    Aún hoy podemos encontrar arbustos salvajes de la papa nativa en lugares donde no se cultiva desde hace cuarenta o cincuenta años, en el páramo, donde la tierra es óptima. Sin embargo, para cultivarlas es necesario manipularlas porque ya hace mucho tiempo que no son trabajadas por el hombre. Es ese el trabajo que, desde hace diez años, la profesora Alicia y yo estamos realizando con las semillas nativas, y hemos logrado recuperarlas. En este momento ya hay varios productores y comerciantes del pueblo que trabajan con la papa nativa. Sin embargo, es necesario que nosotros los productores la demos a conocer para que la gente la consuma.

    Hay distintos tipos de papas nativas: la alborona, la alborona negra, la alborona plancheta, la rosada —que se deja llevar solita, es muy sabrosa para comer—, la cucúa, y la reinosa criolla, que es parecida a la papa que llamamos nosotros piojita colombiana. También existe un tipo de papa que llamamos la guadalupe, que es  especial para los sancochos.

    En este momento estamos construyendo un pequeño invernadero para sembrar unas semillas nuevas con ayuda de PROINPA y de la profesora Alicia. Estas semillas nuevas eran nativas de nuestro país y las recogieron en la década de los cincuenta. Las hemos traído de nuevo pero no sabemos aún en qué condiciones están. Es necesario que este trabajo salga a la luz, porque usted sabe que lo que no se saca a la luz, no se ve.

    Sistema de riego por goteo

    Nuestra lucha es una lucha campesina en contra del latifundio. Los campesinos, en alianza con el acuerdo Cuba-Venezuela, hemos aprendido a diseñar y a instalar sistemas de riego por goteo, que son actualmente la mejor alternativa para evitar el desgaste de la tierra. Además, el sistema de riego por goteo nos permite ahorrar aproximadamente  70% de agua, porque hidrata a cada planta de manera particular, a diferencia del sistema de riego tradicional que lava la tierra y le quita sus nutrientes, junto con la capa vegetal.

    Además del convenio Cuba-Venezuela, también hubo un intercambio de conocimiento con estudiantes de la universidad que visitaron los sembradíos. Realizamos una actividad en la que ellos nos dieron orientaciones al mismo tiempo que aprendieron de nosotros, los campesinos. Nos gustaría extender una invitación a los estudiantes que aún no conocen esto, para que vengan a observar las nuevas experiencias que estamos realizando e intercambiemos saberes. Nos interesa que, mediante este tipo de actividades, se logre la integración entre el campo y la ciudad.

        Quisiera resaltar también el carácter de lucha de la mujer y el hombre campesino y que, a pesar de las dificultades y las debilidades que aún arrastramos en este proceso revolucionario, hemos alcanzado grandes logros, como la posibilidad de darnos a conocer, de activar a mucha gente, de tener contacto con algunos camaradas de Caracas, en donde hay unos planes establecidos que nos gustaría ayudar a impulsar.

    También quisiera resaltar de este congreso que las intervenciones han estado abiertas a proponer soluciones, a aportar conocimiento y a compartir ideas. Se ha logrado hasta ahora un valioso intercambio de saberes, incluso con compañeros que han venido desde otros países. Sabemos que la finalidad ha sido realizar un aporte a cada proyecto, pero también a estrechar los lazos de amistad como revolucionarios, como campesinos, como gente que queremos una mejor sociedad, un mejor país y un mejor porvenir. En base a eso queremos reiterar nuestro compromiso a seguir luchando, porque existe la posibilidad de que logremos muchas cosas: que por fin tengamos una integración latinoamericana de los pueblos, que podamos decidir, proponer y activarnos en cualquier actividad que vaya en beneficio de nuestro entorno; sin importar el grado académico, solo atendiendo a que somos humanos y gente de izquierda que quiere avanzar en todos los aspectos de la vida.